Primero de Junio

Millones de estelas
rastro que deja la esencia y el recuerdo
lluvia que cesa el silencio
a mi lado enfriando el fuego
mientras se calienta el tormento
luz tenue
se nubla el cielo.
       bbbbbbbb  
Millones de kilómetros
bastaron para separar la voz del cuerpo
dejar sentir
valiente
sincero
dejar salir
todo lo que se ocultaba dentro
cofre infeliz
un mar muerto.
                      bbbbbbbb  
Millones de indultos
se enjuicia la verdad
yo como juez y parte
me condeno sin piedad
me anuncio sanciones que no existen
incauto yace en mi pupitre
relato vago de un hombre errado
que sin saber discursos
quiso ser libre
y se ató sensible
al bando de lo incomprensible.
                      bbbbbbbb    
Millones de razones
para encausar mis junios
bandera blanca
que hundió mis ritos
habitaciones y secretos
copas y atuendos
cubrí mi rostro con vello
y mis manos con lamentos
murmullos de pasillo
insultos de cemento.
                             bbbbbbbb  
Millones de excusas
que caducan en mi pecho
se extinguió la razón
por un momento
dio paso al pudor
la sal
el suelo
se hinchó lo incierto
la pasión y los sueños
corrió desnuda la paz
mis cimientos
conocí su ciencia
y sus miedos
besé el final
y me entregué
muy quieto.
18198285_10154737567001633_1835385864412354900_n

“Failure” by Brooke Shaden.

Quijotesco.

Cuentos de dragones y tigres
que devoran sus ganas de ser
de verse y saberse
de esconderse, tan solo a veces.
 
Por eso le esperé.
Como quien aguarda paciente
la siguiente ola y su corriente
con mis manos sucias
y mi voz vacía,
pero llena de cordiales atuendos
recibiéndole
mientras mutilaba mis recuerdos,
sus salvajes sueños.
 
Viento. Es solo viento.
O eso creí la última vez
cuando rozó mi voluntad
la sal y su ardor
la paz y el dolor.
Bendito seas dolor.
Maldito yo.
 
                                                                    Tal vez fue honesto.
 
                   Quizás yo no.
 
                                                                                                                             Estoy bien.
 
        La última vez.
 
               Lo sé.
 
                                                                                                                                   Construyo.
 
                                                       Mi propio dios.
 
                                                                                                                 Murmullo.
 
                           Es un adiós.
                                                                                                                      Lo habitual.
 
La duda.
 
                                              Cuestionar.
 
                Mi lluvia.
 
                                                                                            Impersonal.
 
                                Hay culpa.
 
                                                                                                                                  La fe.
 
Insulsa.
14711054_1285346441496525_2087001643507508480_o

Photo by Laura Makabresku (2016).

Saber partir

Suéltame ya
te pido por favor
que no vuelvas más
mi maleta lista está
y ya no hay marcha atrás
nunca pensaste que fuera yo
quien pondría el punto final
sin mucho qué decir
esta historia ha de acabar
es tiempo de partir
déjame olvidar.
 
Si fuiste tú quien quiso renunciar
por qué venir ahora a recordar
el daño hecho está
y nada volverá a comenzar
ya lo decidiste tú
debemos avanzar.
 
Y si yo me voy
y si tú te vas
y si nuestras miradas
jamás se vuelven a encontrar
será lo más sano para los dos
será que así se anule el dolor
de no tenerte aquí
de tener que decir adiós.
 
Y si no hay nada más
si la lluvia no cesa
y no volvemos jamás
a tener las respuestas
a este trágico final
que con sangre he de firmar
vete por favor
déjame solo
que no te guardo rencor
pero tu voz es algo
que no quiero recordar.
begone

“Be gone”. Fotografía propia. 

Resaca

Se me asoma la resaca
restos de una noche extinta
marcas en mi piel que me anuncian
los vestigios del pudor.

Un camino por donde antes
las lágrimas hicieron trillo
se encuentra seco en la piel
muerto de sed.

Y el arrepentimiento llega
en un tren tardío
en la estación equivocada
y con un aire frío.

Porque no,
no se siente
no llega a mi alma
la paciencia
la redención;
no llega a mi alma
el último trago de whisky
el cigarro oscuro
se quema en el lienzo
de mi falta de consciencia
y el viento me trae
el recuerdo de su voz.

Se me asoma una jaqueca
en un domingo sin rostro
leo el destino en mis manos
mientras Blavatsky espera en el rincón.

Sentir el frío, el calor
sentir otras piernas en mi regazo
encadenar a la inocencia por un rato
simplemente no tengo pasado
jamás existió.

magritte-clairvoyant

“Clairvoyant” por René Magritte, 1936. 

 

Los excesos

Y si lo pienso dos veces
la ansiedad me mata
galopante se anuncia
la desesperación.
Y el reloj camina
con sus manecillas necias
torcida avanza
la desolación.
Los excesos.
Malditos encuentros.
Desatan la lujuria
alimentan la pasión.
Si perdí fue por idiota
el perdón no avanza
pero si lo hago yo
gana la ambición.
Y el violín me llora
nostalgia aflora
melancolia etérea
anoréxica ilusión.
Los excesos.
Se funde mi abrazo
Me alejo, me alejo yo
Silencio, superstición.