Pajarito

Vuela, vuela mariposa
vuela, vuela sin parar
busca ansiosa la penumbra
canta sola sin dejar
de observar sus alas rotas
paradigma del azar.
 
Vuelan, vuelan las gaviotas
vuelan con su rumbo al mar
presumiendo estar seguras
en su credo sin mirar
las plumas que se abruman
la brisa cede ante su andar.
 
[Coro]
 
Amor mío, amor de lejos
mi pedacito de felicidad
vuela pronto, vuela atento
déjame irte a buscar
que te amarro con mis pensamientos
que estoy más vivo si tú estás
vuela, vuela pajarito
ven corriendo a la gran ciudad.
 
Vuelan, vuelan los poemas
hojas sueltas
sin autor y sin final
viajan solas inexpertas
palabras secas no se quedan quietas
queriéndote enamorar.
 
[Coro]
 
Amor mío, amor de lejos
mi pedacito de felicidad
vuela pronto, vuela atento
déjame irte a buscar
que te amarro con mis pensamientos
que estoy más vivo si tú estás
vuela, vuela pajarito
ven corriendo a la gran ciudad.
 
[Puente]
 
Y el rocío cae tímido
llovizna de algoritmos
vuela vuela pajarito
cuéntale que le quiero
como a nadie he podido amar
cántale esto al oído
dile atento que su corazón
es mi hogar.
16649447_1426016664096168_8913532264550111677_n

“The Heart” by Laura Makabresku.

Punto y aparte

Nunca fue mi intención confundir
ni ser ambiguo
hay tanto sin saber
y otro tanto por dudar
pero si algo sé decir
es que en mí puedes confiar
por un rato
hasta que te dé la gana
pero no me dejes a la intemperie
de un escenario inventado
no te quiero hacer daño
no me quiero sabotear
pues por primera vez he encontrado
entre las páginas de mi diario
una fotografía tuya y mía
que guardo tanto
como se guarda a la vida.
Hay mucho en la cabeza
eso lo sé
hay mucho desorden
que no me atrevo a alterar
porque en medio
de tantos papeles viejos
de retratos y recuerdos
de fracasos y cuestionamientos
ahí te encuentro
de pie y sonriendo
como quien espera atento
el próximo encuentro.
Decidí incluso que no quería escribirlo
a veces mis palabras
me enferman
caer en la rutina de plasmarlo todo
aniquila la incertidumbre y la sorpresa
pero ahí me esmero
buscando respuestas perfectas
que merezcan más que una mirada discreta
y se conviertan en paracaídas
que amortigüe el impulso
de quien las lea.
No fue mi intención no ser claro
no está en mis planes
convertirte en extraño
perdona mi cordialidad mediática
ya te ofreceré mis risa lunática
en una noche donde sobren las palabras
y la seriedad no sea invitada
donde nos olvidemos de la brisa y de las canas
y nos besemos como si ya no quedara nada.
Discúlpame por hablarte sin que estés aquí
por dejar que mi mente te disfrace
discúlpame por no saber decir
mentiras y refranes
no puedo decorar quien fui
ni venderte un falso escaparate
aunque no cumpla con el perfil
de quien merece abrazarte
pero al menos sabes que estoy aquí
para cuando quieras escaparte
y ser feliz
aunque sea un segundo
o un punto y aparte.
13719734_1206419019389268_7617129706528987350_o

“Seed” por Laura Makabresku.

Extracto de diario (2)

El poder de la palabra y el don del silencio, mucho que aprender. No me gusta la confianza, ciega y lleva fácilmente a follarse los mismos errores; no me gusta dejarme empujar por el propio descuido y la ingenuidad. Me sigo cayendo, solo que ya no me duele tanto. Ni le tengo tanto temor a las heridas y su llanto; el dolor se ha vuelto más aliado que enemigo, sus pláticas me han enseñado más que muchos de mis libros. Quizás eso sea parte del cambio, la cicatrización y el grano. Se daña y se pierde muchas veces, pero pocas son las que se levanta sin pensarlo. La vida es muy corta para detenerse a contemplar la carne abierta, el mundo sigue rodando. 

Laura Makabresku - Repulsion

Fotografía “Repulsión” por Laura Makabresku. 

A la espera

En el parque de mis sueños
donde la niebla hace lo suyo
trayendo de vuelta los recuerdos
cantan los yigüirros atentos
el clamor por agua de lluvia
no les deja ir lejos
como a mí y mis pasos quietos
porque hace mucho no enciendo
el motor que mueve mis intentos.
Cargo mi guitarra cuesta arriba
llevo ilusiones cuesta abajo
con el ocaso del sol de mi lado
veo en mis hombros reflejado el cansancio
ese que llega con la falta de impulso
carcomido por la ciega pereza
y las pausas de una intención sincera
que no deja de ser un deseo personificado
como la gracia de quien visita mi espera
aquí bajo el árbol de los encantos
esos que escriben en mi piel novelas
con finales tristes y humanos
como todo en este mundo
con lágrimas en mi mano
me siento en el parque que veo en sueños
a la espera de algún milagro.
thumbelina_by_laura_makabresku-d71dl8n.jpg

“Thumbelina” por Laura Makabresku. 

Ellos

No pretendo juzgarles,
pero les observo.
Clavo pensamientos
en sus rostros expuestos,
a las puertas
de la inmiscusión del vecino,
donde tanta información
permanece incierta
a la espera
de quien la compre,
quien la considere correcta.

Mas, quién soy yo
para cuestionarles,
para arrojarles
miradas de desprecio
desde la otra ventana,
en la que me recluyo
de rodillas
buscando extraños,
cortando mi cabeza
en los retratos
para que no sean
reconocidos mis pecados.

No soy más
que el fantasma olvidado
de un viejo rufián,
la sombra maldita
de un desahuciado,
la raíz corrupta
de mi voluntad.

Les miro a diario,
les resto días de existencia
con solo posarles
las yemas de mis dedos,
pero ellos no lo saben
lo ignoran
no saben quién soy.

No lo saben,
pero me tienen a su lado
muy cerca
taciturno
sin pensar siquiera
que mueren de a poquitos
en mi demencia.

lonely soul

Fotografía “Lonely soul” por Laura Makabresku.