Quijotesco.

Cuentos de dragones y tigres
que devoran sus ganas de ser
de verse y saberse
de esconderse, tan solo a veces.
 
Por eso le esperé.
Como quien aguarda paciente
la siguiente ola y su corriente
con mis manos sucias
y mi voz vacía,
pero llena de cordiales atuendos
recibiéndole
mientras mutilaba mis recuerdos,
sus salvajes sueños.
 
Viento. Es solo viento.
O eso creí la última vez
cuando rozó mi voluntad
la sal y su ardor
la paz y el dolor.
Bendito seas dolor.
Maldito yo.
 
                                                                    Tal vez fue honesto.
 
                   Quizás yo no.
 
                                                                                                                             Estoy bien.
 
        La última vez.
 
               Lo sé.
 
                                                                                                                                   Construyo.
 
                                                       Mi propio dios.
 
                                                                                                                 Murmullo.
 
                           Es un adiós.
                                                                                                                      Lo habitual.
 
La duda.
 
                                              Cuestionar.
 
                Mi lluvia.
 
                                                                                            Impersonal.
 
                                Hay culpa.
 
                                                                                                                                  La fe.
 
Insulsa.
14711054_1285346441496525_2087001643507508480_o

Photo by Laura Makabresku (2016).

Dios guarde nuestros pasos

Guarda mi lógica en la mente y no en la boca. Que la luz que ilumina este insípido cuerpo que cuelga, que observa desde mi pared, cerámica muerta que juzga y anhela una oración, no altere mi vigilia ni la eternidad en la que floto, porque sí, yo como los otros,  también floto.

No pretendo que la burla sea mi cómplice de ataque, bien es sabido que fuimos amigos, unidos por el miedo ese que caracteriza a los esclavos; atado estuve por tanto tiempo, crucificado. Ahora que miro de manera voluntaria, las cicatrices que su aroma dejó en mi espalda, alabo el yugo, alabo el falo, la angustia sin respuesta, un llanto desesperado.

No tengo mucho que decir, ni tanto que pensar. Una mañana que simule noche no será martirio, ni tampoco lo será el cansancio en mi cuello. De estos monólogos sin respuesta y los actos con pecado concebidos, admiro cada gota derramada en el cáliz de mis cuestionamientos, los titubeos del domingo y la sarna del valiente; la calma que ahora escucho en medio de su ruido, sucio me arrodillo muy lejos del rebaño.

"El árbol de la esperanza, manténte vivo", por Frida Kahlo, 1946.

“El árbol de la esperanza, manténte vivo”, por Frida Kahlo, 1946.

Lepufologías

“Vuestra aprehensión convierte en verdaderas las ilusiones, que al deseo incitan, y el ánimo seducen placenteras.” Dante, La Divina Comedia.

Seguí su rumbo y encontré mi sombra,
No todo se pierde donde se cree olvidado.

Brinqué despacio para no ahuyentarme,
A veces me asusto más que el conejo blanco.

Corrí hacia atrás sin tropezarme,
Descubriendo mitos en las madrigueras.

Viajé a otros mundos sin levantarme,
Bastó el empujón para caer en sus cuentas.

Soplé hacia dentro y tragué respuestas,
Y mi premio fueron sus grandes orejas.

Escribí estas líneas de dos en dos,
Para no perder el rastro de incoherencias.

Enloquecí para cenar con Dios,
Y vaciar las penas de mis ojeras.

Escapé del mundo hacia uno peor,
Donde mis fantasías se volvieron eternas.

white-rabbit-lepus-timidus-ericailcane