Pajarito

Vuela, vuela mariposa
vuela, vuela sin parar
busca ansiosa la penumbra
canta sola sin dejar
de observar sus alas rotas
paradigma del azar.
 
Vuelan, vuelan las gaviotas
vuelan con su rumbo al mar
presumiendo estar seguras
en su credo sin mirar
las plumas que se abruman
la brisa cede ante su andar.
 
[Coro]
 
Amor mío, amor de lejos
mi pedacito de felicidad
vuela pronto, vuela atento
déjame irte a buscar
que te amarro con mis pensamientos
que estoy más vivo si tú estás
vuela, vuela pajarito
ven corriendo a la gran ciudad.
 
Vuelan, vuelan los poemas
hojas sueltas
sin autor y sin final
viajan solas inexpertas
palabras secas no se quedan quietas
queriéndote enamorar.
 
[Coro]
 
Amor mío, amor de lejos
mi pedacito de felicidad
vuela pronto, vuela atento
déjame irte a buscar
que te amarro con mis pensamientos
que estoy más vivo si tú estás
vuela, vuela pajarito
ven corriendo a la gran ciudad.
 
[Puente]
 
Y el rocío cae tímido
llovizna de algoritmos
vuela vuela pajarito
cuéntale que le quiero
como a nadie he podido amar
cántale esto al oído
dile atento que su corazón
es mi hogar.
16649447_1426016664096168_8913532264550111677_n

“The Heart” by Laura Makabresku.

La Doña Muerte

[Coro]
 
Y yo bailo con ella, bailo al ritmo de un vals
Coqueteo con sus cejas
La doña muerte y su ritual
Le lanzo besos y no me detiene
Celebra bodas en mi funeral
Sabe muy bien que es lo que quiere
Y a quien al diablo ha de entregar.
 
Las campanas de la iglesia acusan
En un pueblo ajeno donde me fui a pasar
Con las penas descalzas y las consciencia sucia
Tomando vino en el solar
Borracho estaba ya de la angustia
Y me dispuse a celebrar
Que la vida no siempre es justa
Y no por ello me negaré a bailar
 
Y es que se anuncia prominente
Juega de astuta, sabe engañar
Con flores rosa la santa muerte
Barre la escoria, sale a probar.
 
[Coro]
 
Y yo bailo con ella, bailo al ritmo de un vals
Coqueteo con sus cejas
La doña muerte y su ritual
Le lanzo besos y no me detiene
Celebra bodas en mi funeral
Sabe muy bien lo que quiere
Y a quien al diablo ha de entregar.
 
Sabe muy bien a quien he besado
Y que mis labios saben a sal
Lleva un recuento de mis pecados
Mentiras turbias y sexo casual
Sabe que olvido las intenciones
Y que de noche me suelo disfrazar
Sabe que tiento a los temores
Y me revuelco con Eva y Adán.
 
[Coro]
 
Y yo bailo con ella, en una danza tribal
Coqueteo con sus tetas
La doña muerte y su ritual
Llego a besarla y no me detiene
Celebra vidas en mi funeral
Sabe muy bien a quien no quiere
Pero a este diablo se ha de entregar.
 
Ay ay ay la doña muerte
Traigan las velas que ya es noviembre
Abran las telas de su portal
Ay ay ay la santa suerte
Lanza los dados, todo es azar
Caducan años muy lentamente
La doña muerte ay ay ay nos va a llevar.
catrina-a-la-marilyn

“Catrina a la Marilyn” Autor desconocido. 

Caída Libre

[Verso 1]

Puede que no sea un romántico
un prospecto de marido o padre abnegado.
Puede que tenga sueños
que no me lleven a ningún lado
que tenga tantos miedos
como pecados acumulados
y puede que la vida de mí se haya olvidado,
pero sigo caminando
hasta alcanzarte con mis manos
desnudas y dispuestas
a entregarte un par de encantos
y sin paracaídas a tus brazos
yo me lanzo.

[Coro]

Y es que me encuentro en caída libre
en tus ojos y en tu piel
me sumerjo y me siento invencible
para dar la vuelta a mis propios engaños
y hallar la verdad contigo
aunque me tome años
hechizar todos mis versos con tus besos
para que siempre sepas que te amo.

[Verso 2]

Puede que yo no sea un santo
que tiña mis cuentos y cambie de escenarios
para mudar mis discursos
cuando se vuelva necesario,
pero lo que no cambia
es quien soy cuando estoy a tu lado
rebelde, distraído, un soñador
que se tira al vacío sin pensarlo
porque junto a mis ángeles caídos
te encuentras tú esperando
como si nada hubiese pasado
has leído mi historia
en los errores que en mi cuerpo he tatuado.

[Coro]

Y es que me encuentro en caída libre
en tus ojos y en tu piel
me sumerjo y me siento invencible
para dar la vuelta a mis propios engaños
y hallar la verdad contigo
aunque me tome años
hechizar todos mis versos con tus besos
para que siempre sepas que te amo.

[Bridge]

No hay tormenta que a calmar no venga
ni hay oleaje que mi alma vierta
porque mi desventaja es que me conozcas a ciencia cierta
con mi rostro desdibujado
y la levedad con la que caigo aunque me duela,
pues creo que ya has curado mis alas
y sobrevivo solo porque te da la gana.

[Coro]

Y es que me encuentro en caída libre
en tus ojos y en tu piel
me sumerjo y me siento invencible
para dar la vuelta a mis propios engaños
y hallar la verdad contigo
aunque me tome años
hechizar todos mis versos con tus besos
para que siempre sepas cuanto te amo.

Pintura surrealista "Caída Libre" por Alex Hall.

Pintura surrealista “Caída Libre” por Alex Hall.

La Despedida

Cautelosa y en silencio
Cerró aquella puerta sin miedo
Supo de su tiempo y mi duelo
Bailó desnuda nuestros besos
Y se marchó como se marcha el viento
Huyendo de los días y su sereno
Con su vestido azul y zapatos viejos
Mi historia colgando en su cuello
Tantos secretos en la piel
Sin pensarlo dos veces solo se fue.

Y aquella mañana llovía
Como llora una viuda despavorida
Cubrí mis fantasmas con sábanas frías
Y desdibujé su rostro de mi sonrisa
Extinguida iba, otra tonta despedida
Mis manos vacías
Su sombra aún estaba tibia
Seguía atada de mi cama, en la orilla
Y su aroma aún dolía.

Fábula siniestra parecía
Tanto exceso de armonía
Entre su ombligo y su nariz
En sus caderas sabor a anís
Abofeteó mis dudas en su fino escape
Lanzó las balas y los mecates
Dejándome a las armas con su arte
Se emborrachó con cordialidades muertas
En un discurso hecho de verdades tuertas
Ella se fue sin saber que más hacer.

Y aquella mañana llovía
Como llora una viuda despavorida
Cubrí mis fantasmas con sábanas frías
Y desdibujé su rostro de mi sonrisa
Extinguida iba, otra tonta despedida
Mis manos vacías
Su sombra aún estaba tibia
Seguía atada de mi cama, en la orilla
Y su aroma aún dolía.

Aún dolía, aquella maldita despedida
Ausente y deprimida
Con sus demonios se marchó
Dejando en su espacio la osadía
De este cuerpo que con el suyo conquistó.

Aún llovía, aquella mañana fría
Y otra tonta despedida, extinguida iba
Su aroma cuanto me dolía.

170653-1

Pintura por el artista surrealista, Gerardo Chávez.

Una canción tonta para los días sin respuesta

¿Yo? Yo sí me enamoré
lo hice alguna vez, mas jamás te lo conté.
Y sí, yo renuncié al cielo
tuve que tocar el suelo
y no te tuve ni una vez.

Y es que la vida es así de irónica,
te llena de ilusiones,
de falsas decepciones
y te deja caer.

Y es por eso, que no volví a creer
en los cuentos de hadas,
las sábanas sin manchas
y el sexo sin placer.

Y es por eso, que no volví a ceder
las horas salen caras,
la angustia es perra ingrata
no volveré a perder.

¿Yo? Yo sí me ilusioné,
creía en tus patrañas,
tus besos tienen maña
y que ni se diga de aquel…

¿Tú? Sí, tú
te creíste omnipresente,
un litro de aguardiente,
la diosa del burdel.

Y es que la vida es así de ilógica,
te tumba de rodillas,
te lanza hacia la orilla,
y eso te va a doler.

Y es por eso, que no quise entender
la ciencia en las caricias ,
los dioses y ninfas,
la burla del placer.

Y es por eso, que no volví a creer
en la hipócrita apatía,
la lluvia no es mi amiga
yo volveré a caer… Lo sé.

"Autorretrato con guitarra" por Cristina Alejos.

“Autorretrato con guitarra” por Cristina Alejos.

No Quiero Llorar

Sé que quizás me equivoqué
pensé que esta vez iba a ser diferente
tú o yo, o todo lo que enterré
lo que dejé atrás sin dejar morir
y que a fin de cuentas nos hizo sufrir.

Quiero sentarme y verte volar
que vuelvas de vez en cuando
y me quieras besar.

Quiero que te vayas a donde debas ir
y que recuerdes en las mañanas y al atardecer
que no soy el mismo sin ti.

No quiero llorar
y saber que te pierdo cada día más
No quiero saciar la ira con tu partida
y con el adiós que no sabré digerir
No quiero llorar
y hacerte creer que me dueles todavía más
por todas las cosas que no te di
la vida que me ofreciste y no la supe vivir.

Sé que quizás fui egoísta
nunca me percaté del daño que te hacía, que nos hacía
a ti, a mí y cada personaje de aquella fantasía
en la que nos vimos soñar
y nos aprendimos a amar.

Quiero sentarme y saberte capaz
de mirarme a los ojos y no buscar
al culpable de tus noches sin paz.

Quiero saberme explorar
para entender cada decisión, cada reacción
conocer a aquel que no te supo acariciar.

No quiero llorar
y saber que esto ha llegado a su final
no quiero saciar tu falta con falsas caricias
y buscar el calor que ya no existe más
No quiero llorar
y hacerte creer que no te he podido olvidar
y que la distancia siga siendo el reflejo de ti
de todas esas cosas que tuve tan cerca y las dejé ir.

No quiero llorar
aunque cuando esta canción se llegue a acabar
encuentres en ella más lágrimas
de las que existen en el mar.

1221071643381_f

 

Imagen “La danza de los amantes” por Jacqueline Klein Texier.