Solo

Mi segunda cerveza
la noche suda
y yo también.
Me hierven las ganas,
la sed de un revolcón
ocurrente
y un extraño consciente
de mi poca capacidad
de fijación.
Días donde
se mueve el piso
que me carga.
Me lleva y me tira,
me revienta contra el suelo
a veces
y es él mismo
quien me vuelve a levantar.
A punto de abandonarle,
de hacer míos los aires
y rotar hacia donde
las noches son días.
Allí donde
quienes no me entienden
no fingen para ocultarlo,
allí donde
me doy cuenta
lo solo que me encuentro,
aun cuando suelo
estar acompañado. 
 
Nunca pedí esto,
pero de alguna forma
siempre supe
que fue lo que obtendría.
Es un precio alto,
no hay opción
en mis actos
lo terco es innato
dar vuelta
no es algo inmediato.
 
Entiendo el resultado.
El temor
y mis pasos falseados,
lo pasivo y agresivo
escondido
en sonrisas y encantos,
en favores sin pago
y retornos ingratos.
Ya conozco los peros
los no y los credos,
los amigos de un rato,
los amores falsos.
 
He sido él,
he sido yo.
He sido de todos
lo real y peor.
Insulso,
cautivo y opresor.
He sido yo siempre
Solo.
He sido fiel y traidor
justo, ingrato
he causado dolor.
Y aun así mi respuesta
no muda color
mi opción
lo que he sido
lo que soy.
hopper 2

Edward Hopper, “La soledad en público”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s