Claraboyas

Intranquilidad
el silencio está ausente
lo ahuyentó mi palpitar
que resuena en las paredes
y se niega a callar.

Ansiedad
mis pies en desasosiego
un ahogo extranjero
mi tacto perdió el credo
ya no sé ni en quién pensar.

Voluntad
ahora pienso de más
no desnudo las palabras
ni me pongo de espaldas
la desconfianza envenena mi ingenuidad.

Impunidad
desaciertos restregados
por un rostro malformado
que sonríe por inercia
malintencionado yace mutilado.

Anoche terminé de alistar maletas, guardé un par de orgullos, mis libros, mis refugios. Me senté a esperar un rato en mi sofá, a observar la luna y a mis vecinos descansando sus fortunas; mi voz estaba lista para aullar. Tantas cosas que oprimir, las promesas que no cumplí, tengo mucho que perder y otro tanto que arriesgar, pero no puedo llamar vida a esta puta osadía, de sentarme a ver los números pasar.

Imagen sin título. Autor desconocido.

Imagen sin título. Autor desconocido.

St. Jude – Florence + The Machine

A veces la mejor forma de saber que se está aprendiendo, que se está ganando algo con lo que se está haciendo, es renunciando a ello; a veces, solo a veces. Eventualmente nos damos cuenta que el apego y la conformidad son nocivos, son lascivos para ser quien somos por naturaleza, por intuición y magia, no solo por estatuto social. Las causas perdidas, el sentimiento de estar perdido, el bienestar que se pueda sentir en el caos, todo eso que nos hace, o al menos a mi me hace, tan humano. Superfluo, volátil, siempre me sentí bien volando con el viento.

Esta pieza musical que les comparto forma parte del tercer álbum de estudio de la banda inglesa Florence + The Machine, llamado “How Big, How Blue, How Beautiful”. La escenografía metafórica que acompaña estas letras, dota de un carácter nostálgico la historia de la canción, pero si se le escucha de cerca y sin prejuicios, se puede entrever la libertad misma de sentirse errado. Espero la disfruten.

“And I’m learning, so I’m leaving. And even though I’m grieving, I’m trying to find the meaning. Let loss reveal it”

Alone in the woods

There I was
swinging in the middle of the trees
as I was no human
the kindest soul of a baneful creature
I certainly know I was not.
Then there was this house, a wooden house
introducing me to the eeriest thoughts
How the trees may be feeling
surrounded by a temple made of tree corpses?
Parts of their body
Parts of their pain and anger
as cheer and joy.
There I was
standing in silence
observing a reality I believed was mine
breathing the air of life.

"Girl in the woods (II)" by Vincent Van Gogh, 1882.

“Girl in the woods (II)” by Vincent Van Gogh, 1882.