Alevosía

El ángel asesino,
quien desterrado del paraíso
buscó gloria.
Divino niño,
razón de mis pesares y siniestros temores,
la orgía que ocurre en mi mente,
el sexo entre nosotros,
una farsa que brinda paz en medio de este caos
y abraza la imposibilidad.
Se abre paso, astuta e indolente,
maravillosa fantasía y sublime artista,
musicalizando la tristeza,
el fuego.
Ya no importa nada,
suicidio,
divino niño, ángel purificador.

“The Fallen Angel” por Salvador Dalí, 1951.
“Dear Seymour, this piece reminds me of you… a man looking inside of himself” (Inscripción escrita en la parte de atrás de la pintura original).

La sincronía no siempre resulta tan común y mucho menos instantánea. Por eso, cuando se da, se acuña a esos rincones de la mente donde se guardan los aprecios que atesoramos. Este escrito, resulta de un cadáver exquisito de autoría compartida con Esteban Mejías y Luis Barboza, siendo así una de esas sincronías, de gran estima.

Anuncios

2 pensamientos en “Alevosía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s