Como columpios que se balancean en la nada

Me lanzo y me retiro casi de golpe
en la primer jugada apenas.

Me asusto con facilidad
a pesar de estar andado en años.

Se me elevan las ansias de saberme foráneo,
en un mundo del que se supone soy dueño y amo.

Especulan y me anuncian en mi propia cara
las leyendas que de mis misterios brotan,
les miro a sus ojos y no los encuentro
se han perdido como lo hicieron mis piernas en la fosca.

Maldigo la existencia de este puto sosiego
un papel enroscado entre su ficción y mi biografía,
esa que aún no se escribe ni será de importancia.

Acostumbrados estamos a lo común
que fácilmente se adhiere.

Le huimos a lo extraño, así como le huyo yo a ustedes
sabiéndome perverso, mustio.

Simulo mis gestos y hago amigos
mutilo quien soy con cada trago.

A ciegas digo que si y me subo
me empujan, me ensucio, con dificultad inhalo
devolviéndome donde inicié
coqueteando con ambos lados,
indeciso entre el salto o la estática de quedarme.

Pensativo sigo y de mi boca solo salen disparates
les engaño mientras me acuesto
les sueño distintos para animarme.

Busco el momento para adueñarme de nuevo
de mi soledad alada
me disperso como en columpios que se balancean en la nada.

2015-01-07 21.33.40

 

Imagen por el fotógrafo estadounidense Noel Alvarenga, 2014.

Anuncios

4 pensamientos en “Como columpios que se balancean en la nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s