Esperando…

Aprovechando los últimos días de este 2014, quiero anticiparme a tres de las publicaciones que más espero para el 2015. Se trata de tres libros de renombrados autores, los cuales verán la luz en el transcurso del año venidero. A continuación, la descripción de los mismos:

3. Los Hombres Sin Mujeres, Haruki Murakami.

Debo confesar, que no soy fanático de Murakami. He leído un par de sus obras que si bien, poseen elementos de exuberancia narrativa que he de admirar (como lo son los saltos temporales con coherencia o las historias entrecruzadas), aún carezco de cierta intriga en sus historias que logre cautivarme por completo. Es por eso, que quiero apostarle a su próximo libro -ya publicado en Japón dicho sea de paso- el cual me genera fuertes expectativas, por los comentarios que he leído recientemente sobre él; pero sobre todo por jugar con otras temáticas que distan de cierta forma, a lo que ha venido haciendo, según lo que he podido leer. Los riesgos me gustan y quizás esta compilación de seis relatos, sean quienes me lleven a sucumbir ante las letras de Hakuri.

haruki-murakami-descontexto               murakami-drive-my-car

2. Los Cuentos de la Peste, Mario Vargas Llosa.

Conocí al autor peruano a través de su novela “La Ciudad y los Perros”, fui bombardeado con críticas en su contra, por parte de quienes le acusan de sobrecargar sus relatos con discursos ideológicos a través de su “liberalismo insular“. No obstante, debo admitir que he disfrutado mucho de su lectura, además que aburrido se tornaría leer únicamente a quienes concuerden con nuestras ideas, por lo que no tuve problema con toparme con uno que otro flechazo político que a fin de cuentas, se los oigo decir hasta al vecino. Volviendo a la obra en cuestión, se trata de un tipo de remake de la obra “Decamerón” de Giovanni Boccaccio, cuyo tema sobre la reacción humana más sensual ante lo que nos desespera, me deja con las ansias de leerle pronto. Ya veremos que tal.

650_AL19169.jpg                 vargas-llosa--644x362

1. Poemas Inéditos, Pablo Neruda.

Orgulloso de mi latinoamericaneidad, me declaro un fiel amante de la literatura que brota de nuestra tierra. A veces nos enamoramos tanto de autores clásicos (¡qué fácil es hacerlo!), que nos olvidamos que tenemos de vecinos a grandes escritores que le debemos también, su coqueteo diario. Neruda, ha sido una personalidad que he admirado más de lo que se deba tal vez, no sólo por sus letras si no también por quien fue. Sus excentricidades y su visión de mundo, es algo que siempre le admiraré. Es por eso, que no puedo estar más que ansioso por la publicación de una serie de poemas encontrados recientemente, que según se afirma, es uno de los más valiosos hallazgos de la literatura latinoamericana. Sin lugar a dudas, una espera que anticipo, valdrá la pena.

pabloneruda81113

Algo en que pensar

Busco mi musa en los silencios
Respiro,
Las partículas muertas de mi cuerpo
La vida es un instante.

Ido me quedo, mirando el vacío
No lo comprendo
Su estática me envuelve
Muero titubeante.

Distraído voy, me acelero
Pierdo de vista
A todos mis semejantes
El individualismo es delirante.

Me doy cuenta que el dolor no es colectivo
Aunque se comparta la sangre
Inaudito están los pupilos
Ante la materialidad de lo exuberante.

Lo bello no se toca
Siéntelo
Mira a tu alrededor buscando entendimiento
Consigue un tacto inteligente.

Las palabras no se van
Carcomen
La ignorancia o la sabiduría, tú lo escoges
Solo existe el presente.

Annibale-Carracci-Self-Portrait-3-

Imagen “Uno Mismo (Autorretrato)” por Annibale Carracci, 1604.

Con-Secuencias

Cautelosamente subrayó cada frase que le interesó de aquel viejo diario. Sabía lo inapropiado que era indagar en vidas ajenas, pero ahora que tenía todas las piezas para completar la historia, no se iba a echar para atrás. El destino la quería tangente a la premisa, sabía que jugaría un rol más allá de espectadora. Emilia estaba a punto de descubrir las consecuencias de sus casualidades imprevistas, sabía que podría pintar pronto el paisaje completo de lo que acontecería.

“Se encontraron nuevamente y se mintieron, razón suficiente para que ambos comenzaran a ser sinceros. En su caótica contradicción reinó la calma y a partir de ella se juntaron nuevamente y la hicieron su aliada.” R.C.

(Frase escrita en la primer página del diario).

2 de Mayo

Nos encontramos, fue extraño, caótico y excitante a la vez. No sabíamos que hacer, me quité las penas y envestí mi coraje, me tragué su saliva; no tengo nada más que las palabras puedan describir.

6 de Mayo

…se acercó y ¡es un idiota! Sus putos miedos, siempre sus miedos. Si tan solo pudiera arrancarse esa semilla que sembró su madre, todo sería distinto, no habrían excusas, ni huidas. Seríamos quienes somos sin prisa ni duda.

7 de Mayo

Hoy se cumple un año desde que la conocí en nuestra clase común de literatura en la Universidad. Simpática y alocada y sin duda una eterna enamorada, como yo. Hubo química desde el primer instante, quizás el universo no me odie tanto después de todo, ella me ha ayudado a olvidarme de él, algunas tardes. Me prometió que de regalo de aniversario me escribiría una carta diaria, como hacían nuestros abuelos, me contaría cosas que en persona le costaban, le dolían. Al final decidimos…

10 de Mayo

… ya la verdad es que como ya nada me importaba y a ella tampoco, nos fuimos a la feria de Pascual de los Robles, nos sentíamos como dos cabros liberados, hasta puedo decir que volvía ser niño otra vez. Claro, si no hubiese sido porque Antonieta me sujetó del brazo tan fuerte como pudo, me hubiese tumbado al suelo al verle allí. Al verlos, de la mano, enamorados. Mi mirada tuvo que atraerle, eso fue. Me miró congelado y cohibido, pero cambió a su tono arrogante en dos segundos, me ignoró. Siguió su camino fingiendo risas y caricias para ella, todo para ella, ¿y adónde quedo yo?

12 de Mayo

No fue un buen día, en definitiva no lo fue. Solo espero que sea mañana para verle otra vez.

21 de Mayo

He llorado más de lo que puedo soportar. La vida en vez de darme treguas, me apalea. Ella no, no merecía acabar así. Odio esto, lo odio todo. No puedo pensar con claridad, solo escucho ruido en mi cabeza, gente, gritos, a mi mismo llorando. Verle en su funeral… no voy a profanar tu memoria escribiendo de él. Ahora ya nada importa.

8 de Junio

… la extraño mucho, intercalo mi dolor por ella, con la falta que me hace él. Me enteré que hoy falleció doña Matilde. Los ecos de su vida me persiguen, estoy atado a él.

10 de Junio

Intenté distraerme, fui al correo a reclamar las cartas que nunca recibí de Antonieta. Un insignificante error, las dirigió a mi antigua residencia en Bartolomé. Me estoy cansando de esta estúpida ironía que no me deja libre, persiste e insiste en no dejar morir, lo poquito que queda vivo aún en mi.

13 de Junio

… con las maletas listas en la estación de tren. De todos modos no topé con suerte, mi antiguo apartamento ahora era una venta de repostería y según la dependiente, no han recibido carta en meses. Es oficial, el último suspiro que me quedaba de ella, quedo perdido, sepa el cielo con quien. Aproveche mis minutos extra, para venir a visitar la vieja residencia Márquez. Majestuosa en su simpleza como siempre lo supo ser; heme aquí sentado en sus escaleras una vez más, escribiendo en este viejo cuadernillo, como cuando escribía poemas como antes de conocerle a él.

tumblr_ldj7ssn0se1qzse0lo1_1280

Imagen “Camino de Enigmas (Segunda Versión)” por Salvador Dalí, 1981. 

Vegas (Take Me With You)

I saw you leaving
Saw you walking through my door
I heard you saying goodbye in your thoughts
I heard that you weren’t happy
As you were before

You said you’d go to Vegas
You said it’s time for you to move on
I grabbed my proud, picked up the medals
I won those thousand times I proved you wrong

‘Cause you were a trainwreck, oh yes you were
and if Vegas will keep you warm, well make it your world

I can not lie, it’s so hard to forgive you
I can not pretend I won’t miss you
Even with all the mess and all the issues
Still in my mind I’d betray your decision
And I’d say, please take me with you

Take me with you…

I’d tattoo every single eccentric word I know
Oh yes I’d be this senseless only to show
How much I wanted to give you what you want
But I guess it’s obvious I would not crawl

No matter how much I wanted you
No matter how strong this love has grown into
Our dimensions will not collide
But first we’ll make love for one last time

‘Cause I was so distracted by your essence
so you could leave without sound, oh it was outrageous

I can not lie, it’s so hard to forgive you
I can not pretend I won’t miss you
Even with all the mess and all the issues
Still in my mind I’d betray your decision
And I’d say, please take me with you

Take me with you…

 

Carta a un desconocido

Fue en un café, cerca de las tres. Recuerdo que llegaste con algo de retraso, sin embargo por primera vez, no me molestó. Yo venía llegando de un largo recorrido, crucé fronteras físicas y mentales que jamás imaginé; estaba herido y se puede decir que algo confundido y sin tener más nada que perder, aposté todo a lo nuestro, puse todas mis monedas y mis ganas, sentí de una forma casi instantánea que sería el comienzo perfecto, un escudo al pasado, un puente a nuevos días y nuevos significados, el clavo que sacaría otro clavo.

Llegué a conocer tu historia, al menos tu versión de ella; te llegué a mostrar fragmentos de la mía, con la censura típica que me hace colocar la desconfianza, unas cuantas barricadas que estaba dispuesto a remover con el tiempo; te juro que sentí que podía. Pero como dicen algunos, nunca se termina de conocer a las personas y tal vez pequé de iluso al creerte un cuerpo cercano, una mente abierta y sincera, admito que quizás me esperancé demasiado.

A todos les llega su invierno y cuando empezaron los fríos del nuestro, creí que lo peor era pensarte más de lo correcto, hacerte un objeto de estudio y conjunción entre contextos e ideas que no conocía; probablemente tan solo deseaba encontrar esa comprensión de la que carecía. Vi tus caras, vi más de las que te creía y algunas me dejaron en suspenso y anulaban los juicios que te favorecían. Ahora que te veo de lejos, tendido en la hierba, al atardecer, llorando, llorándote tu propia insurrección y rabia, no puedo percibir inocencia, solo queda la sombra de tu propia compasión y tu lástima. ¡Dios cuánto detesto la lástima! La que siento y te sientes, la que creas a partir de esos burdos escenarios, los personajes que encarnas sin razón, la necesidad de ser otros y jamás vos mismo. Maldita sea esa lástima que te tenés, maldita sean tus cadenas que hoy te apartan y recluyen, maldito sea este arrepentimiento que siento al tenerte cerca, pero a la vez tan lejos.

Escuché tus burlas, me desconcertaron los reclamos, me rendí el tercer jueves que no obtuve respuesta y rechazaste mis abrazos. Me preocupé por los gestos desubicados y las miradas perdidas, la incomodidad con la que usabas tus diferencias, tu renuencia a la luz propia y a la de otros, tu necesidad de sucumbir ante el rol de la viuda sufrida. Vi grises, tus ojos opacos, vi renuncia y resignación, volví mi rostro hacia mi vida, sin ninguna despedida; después de todo ya no eras a quien yo conocía. Puede que tal vez nunca lo fueras, puede que aun siga viendo corderos en las cajas, puede ser que yo aún no haya envejecido, puede ser que tan solo quiera y anhele desde el alma, que a partir de hoy, solo seas algún desconocido.

Take Me To Church – Hozier

A veces veneramos lo que no debemos, deseamos solo aquello que nos hace daño, descubriendo al final del día, que quizá sea lo que mas nos gusta es sufrir. De aquellos instantes en los que parece que lo imposible sucede y nuestro cuerpo se hiela ante el desconocimiento de lo que se debe hacer, sin poder encontrar las palabras adecuadas frente a los labios de aquella amante inesperada, sin saber donde mirar más que a su cuerpo sediento. Respirando, soñando, gimiendo, bailando. Amén.

Dankon

Agradecido estoy, agradecido voy
agrandando mis pasos con recelo
velando por un horizonte que no se queda quieto
alegre voy alimentándolo
aún cuando me nieguen la subida
con protocolos llenos de miedos y enmiendas
yo solo voy con el viento en mi cara
y la esperanza en mi espalda
voy agradecido por sus enseñanzas
dejando de lado los aspavientos
aventurándome voy en mis adentros.
pintura-bierstadt-tormenta
Imagen “Storm in the Rocky Mountains” por Albert Bierstadt (1886). 

Nada que Probar

No tengo nada que probarles
ni a sus vidas y alabanzas, sus íconos desdibujados, la malformación de su palabra,
los disgustos. Tragedia sin disputas
el más aburrido de los finales
la tradición harta de la costumbre
de ver al bueno triunfante, conquistado en sus límites, distante de su propia ironía
farsante sin saberlo,
solo hizo lo que le dijeron.

Si se suponía gris o tal vez morado
¿Qué me importa a mi?
Si han disfrutado del sexo brioso y valiente. A veces bizarro
ensuciándose la moral y sus genitales
súbitos sucumben a la redención de sus pecados, se ignora el inicio de la historia.

¿Y qué si esta copa habla por mí? Dejé de ser dueño de mi propio gusto
un paladar sediento de vehemencia
extenuante, impúdico
deseoso de lamer la reverberación de su propia vida
la acústica que le escaseaba, para mantener su voz en sus adentros. Taxativo
volvióse el monólogo simultáneo. ¿Podría saber a lo que me refiero?
No.
Sin una intención dúctil,
no me interesa,
ni él, ni ella, ni lo que queda en uno mismo
sólo sé que el husmear en sus vidas
me halla lo que no se me ha perdido
si se supone que un adiós es definitivo, no sé que hago en sus oídos
resonante en los míos, me disuelvo, me extingo.

1-s480-c1916_v1-1Imagen “Selbstbildnis als Akt” por Egon Schiele.