Sobrepensándome

El exceso de sueño vespertino
me anuncia agotamiento más allá de lo físico;
no han sido días fáciles acá en la silla donde me pienso
y me converso a diario sobre esa aversión a los demás.
Las dificultades de no saberme igual corroen mis certezas
puede ser que no tenga las cosas tan seguras, ni siquiera mis agallas,
conozco mis defectos y les grito el odio que les llevo a cuestas
me ignoran, pues ya saben que les pedí ser mi condena,
todo por la propia condescendencia estúpida que trae la lástima.
Tengo tres libros esperando en mi cama
y ninguno de ellos manifiesta una mano compañera
o al menos la necesidad de ella,
haciéndome sentir culpable sin arrepentimientos.
Hace mucho ya que condené las noches de boda;
las pieles que envolvieron una vez mi cuerpo
no las extraño, nunca siquiera las añoré,
lo único que sé es que no concuerdo con vosotros
ni con ellos ni con ellas, ni con nadie
–a veces incluso ni con mis viejos pensamientos–
pero me quedo con tan rara complacencia que siento antes de dormirme
la de sentirme feliz, aunque sea por ese único momento.

eva-rubinstein-shirt-on-a-chair-1974

Fotografía “Shirt on a Chair” por Eva Rubinstein, 1974.

Anuncios

2 pensamientos en “Sobrepensándome

    • Gracias. Me alegro que los disfrutaras. Eva ha usado a Arbus como musa, creo que te gustará (además tiene raíces polacas). He adquirido una admiración por las mujeres fotógrafas. Pronto publicaré otra de las alumnas de Arbus. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s