Resentimientos Tardíos

Si tan solo pudiese dedicar el mismo esfuerzo
de odiarte y quererte a la vez
para impulsar mi vida hacia otro horizonte
donde tus capítulos poseen punto final
y la sangre no corra al escuchar tu nombre
y se paralicen los sentidos que me hacen mortal.

Ojalá pudiera deshacerme de tus recuerdos
las ansias latentes que me dan saber de ti,
las noticias viajeras que vuelan con un ‘lo siento
y las disculpas debidas que no sé oír,
los comentarios sin causa ni efecto,
tu arrogancia inata que me hace sufrir.

Quisiera poder pelear contra mi mismo
hacerme ver lo que la consciencia no prevé,
saltar sin miedos a los abismos
y hacer de mi voluntad la cruz de las almas
la penitencia exacta al atardecer,
mis cicatrices abiertas, la falacia de mi estupidez.

Te grité, te lloré, te imploré;
te dio igual mis arrepentimientos,
egoísta en medio de los retratos borrosos
la agonía insípida por no dejarte querer
una angustia agria y quedita
se balanceaba en mis perdones, en mi hoy y en mi ayer.

edvard-munch-10

Imagen “The Kiss” por Edvard Munch, 1897.

Anuncios

2 pensamientos en “Resentimientos Tardíos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s