Seducción de Invierno

Las teclas del piano, tu silencio y mi respiración.
La lluvia sinfónica, remojaba mi ira,
por la impotencia de no ser un dios de calma.
Mis manos sangraban,
el agua corría, pero no me llevaba;
las calles vacías, la humanidad asqueada.
Te veía a los ojos, ¡Gritaba!
Como eco redundante, ¡Te amaba!
En frente del último peldaño
saltaste en medio de la nada,
la niebla te llevó en su sombra.
Fuiste viento, fuiste voz,
el ruido blanco de mis emociones,
la piel marchita de mis ilusiones,
la soledad fantasma
todas mis ganas,
la fe visible, mujer de carne
anzuelos sueltos, yo tu carnada.

Diane Arbus.jpg1

Fotografía por Diane Arbus.

Anuncios

6 pensamientos en “Seducción de Invierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s