Hecatombe Involuntaria

Vos que aniquilas los propios instintos
Ya no respondes a lo natural
Se han cansado las leyes entrópicas
Hice lo que pude, pero pudo más tu falta de voluntad.

No te curaste, te heriste, te maltrataste
Despreciaste mis esfuerzos
Me clavaste espinas en las úlceras de mis desvelos
Ignoraste que te quería y que aún te quiero
Que contigo no fingía
Se mezclaba en mí, perfecta
La consciencia humana y mi sentido animal.

Me volví el híbrido de la evolución
Pero eso no te importó
Diste media vuelta y seguiste mutilando extremidades
Infectando para siempre nuestra unión.

Saltaste a ese vacío, de nada me valió el sacrificio de salvarte
Me torturaste en un desvanecimiento lento
Un tinte oscuro inundó lo que escribo
Entrometidos se quedaban mis demonios
Secuestraban sueños y espacios de olvido
Todos mis espacios llenos, los desechaste
Me dejaste solo estos vacíos,
Me obligaste a matarte.

sacrificio de Ifigeneia

“Sacrificio de Ifigeneia”

Anuncios

2 pensamientos en “Hecatombe Involuntaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s