Carta Muerta

Estimado Amigo, 

Hace tantos silencios que no hablamos, hoy seré yo quien rompa uno para decirte alguna cosa, quizás dos. El tiempo ha transcurrido a un paso apresurado y sin cuidado, tanto así que dejé olvidado en algún apremio, los recuerdos de nuestros inicios, pero aún más me pesa haber olvidado el porque somos amigos. La diferencia de edades marcaba la pauta en perspectivas, los entornos subrayaban diferencias, lo extraño es que para los de afuera, éramos el mismo reflejo de distinta época.

Nos fuimos conociendo entre bromas e historias, yo pocas veces fui el emisor. Me costaba en puta sincerarme y si ahora puedo ser honesto, me intimidaba el equivocarme incluso con mi propio guión. Siempre pensé “lo que le tenga que decir, no interesa” o tal vez fue mi escasa vocación de orador la que no me ayudó. Me hablabas de tantas cosas que yo no entendía, que te confieso que en la mayoría me perdía en mi imaginación, muy lejos de los que vos decías, pero bien cerquita de la intención con la que lo hacías, eso lo sé.

Y si es tiempo de ser sincero, porque no aceptar las veces que te burlé, lo hacía para salvar por mi propio pellejo, pero más de una ocasión lo hice porque me quería saltar de lección, me sentí bien gallito y creía que estaba listo para algo más; que equivocado que estaba. Recuerdo aquella vez que te disculpaste por querer forzarme a involucrarme, siempre fui arisco y no con todos podía ser “yo”. No fui capaz de decirte razones ni explicarte mis justificaciones, creo que además no las querías. Pero ese día, ese mismo día de los bailes ridículos y el tequila caro, de la pláticas sobre genitales y las vistas al mar, ese día me di cuenta de tantas cosas, pero no entendí ninguna.

Ese día me dispersé en mi mente de tal forma que me salí de mi propia orbita y comprendí tu intención. Recuerdo también que a los días cenamos juntos en medio de tanto trabajo y el silencio de nuevo reinó. Seguía yo con mi necedad de no soltar palabras y de usar ese tono que me sale por cortesía, cuanto lo detesto. Pero ese día me llevó a tomar decisiones, decisiones que las que resulta la piedra desde donde hoy me siento y te escribo esta carta, con la esperanza de que cuando la leas te des cuenta de que era para vos. No creo que tenga el valor para agradecerte en vida los esfuerzos por quererme guiar, por intentar enderezar este tronco terco y testarudo, por enseñarme lo que los años me negaron mostrar.

Y creo que si quiero ser del todo correcto también me debo disculpar, a pesar de todo no me convertí en el molde exacto de lo que planeabas y tampoco pude personificar tu hijo prodigo. Pero podés estar tranquilo que desde donde estoy, los vientos no pintan mal, he seguido tus consejos a mi manera, he volado y me he caído. Sigo conquistando intentos y sé que pronto sabrás de mi por otros medios, solo espero que hayan soles suficientes para que puedas leer en ellos tus éxitos en mi, espero que nos alcancen las lunas para volver a vernos y tomar vino seco y reírnos porque aún no te entiendo. Espero no quedarme en espera y dibujar al menos un par de nuevos recuerdos. Nos vemos pronto en esta vida, nos vemos siempre en las que sigan.

Abrazos, tequilas y recuerdos,

Sin remitente.

Una “carta muerta” corresponde al término utilizado para todas aquellas cartas que no poseen destinatarios conocidos y que tampoco pueden retornar a sus remitentes por lo que en la mayoría de los casos quedan rondando en las oficinas postales o simplemente se desechan. Este texto corresponde a una carta muerta que se adoptó el término desde el momento en que se escribió; quizás con el objetivo de nunca ser entregada o por el simple hecho de no tener un receptor.

 

http://www.youtube.com/watch?v=0hqkzaO712I

Anuncios

2 pensamientos en “Carta Muerta

    • Estimado Javier, agradezco mucho su visita por este espacio y no me queda más que darle la bienvenida y esperar que lo que acá se encuentre, resulte de su agrado. Saludos. Rodrigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s