Crónicas de la Vida y la Muerte: I

Hace tan solo unas horas conocí la luz
Y ya me exigen argumentos para aceptarla
Me corrigen mis hábitos; renunció a mi alma.
Cabalgo a trote lento, asimilando sus verdades
Las historias me envuelven, me hacen crear la mía propia
Con peones y alfiles batallo mis reinas
Condeno al llanto; no se llora por hambre.

Las reglas son claras, ya todo se planeó
El destinó está forjado, no hay marcha atrás
Me condicionan la libertad, a las cercas de sus deseos
Se vuelven mortales mis ojos
Ahora solo ven lo que quieren ver,
No lo que hay, lo que surge, lo que lucha por existir.

Hace tan solo unas horas supe lo que era la noche
Y de ella me enamoré
De su silencio que me recordó la paz
Su obscuridad sedujo mi sueño
Y la imaginación aprendió a volar,
Pero me hiciste creer que era nociva
Peligrosa, traicionera
Y por mi sumisa consciencia, te creí.

Me encaucé en eso que llaman crecer
Y aquí voy con tantos rumbos que no son míos
Con tan pocos sentidos definidos, pero lleno de presagios
Esperanzas muertas de lo que aún no ha nacido
Se forja sobre mi espalda el peso de sus vicios
Mientras sigo creyendo, que estoy vivo.

minacimiento1932fk3

Imagen: Frida Kahlo, “Mi Nacimiento” 1932.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s