El Después

Se me ha acabado el tiempo de las complicaciones
por lo que he decido dedicarme a desenterrar
las fracciones de mis segundos gastados
cuando las posibilidades son las únicas respuestas
y lo certero pasó a ser secundario.

Las cortinas de mi ventana no son tan gruesas
como para ocultar lo amargo de lo que no acontece,
pero que se espera con la ilusión de un deseo,
se anhela como al amante prohibido entre sábanas prestadas
se ahoga como la impotencia de abrazar a lo intangible.

Si ya todos se han ido y soy el único que bebe de esta copa
Y si me embriago de soledad y prostituyo mis sentidos
¿Quién me esperará entre los olvidos para llevarme a casa?

De estos días que avanzan tan despacio y tan rápido a la vez
de una vida que aposté y perdí en la misma mesa
contra los mismos jugadores de siempre
esos que arrastro desde que tengo memoria
mis aliados de deshonra ante lo que no sea lo habitual.

Si ya todos se han ido, ¿A quiénes pertenecen las sombras que me rodean?
Y si lo que escribo vuelve a tener un remitente en blanco
Aún cuando nunca te entregue los versos que concebiste.

Quizás sea demasiado joven para envejecer en razón
quizás sea demasiado viejo para rejuvenecer mis decisiones
es por eso que ya han caducado mis desaciertos
y me han condenado a esta cruel sensatez
de errores apagados y compañías diluidas.

Si ya todos se han ido y soy el único que amenaza a los vivos
Y si me he divorciado de los muertos que persigo
¿Quién me esperará entre los olvidos para llevarme a casa?

dark-room-light-through-window-hunched-man1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s