Sexto Sentido

Así como me veo en mi reflejo
ensanchando mis garras ante una furia
que a fin de cuentas no era tan ajena,
voy acumulando culpas y malas intenciones.

Mientras tanto, sigo aún sin comprender sus compasiones
y me frustra no poder acceder a los secretos que las alimentan,
aún cuando estos sean los cimientos
más esenciales de un ser humano.

La moral no puede ser mi jueza y no puede ser mi institutriz,
debe ser algo más que el conjunto vacío de sus mandatos,
tiene que ser algo más oscuro que mis últimas letras.

Declaro y firmo mi sentencia: me declaro culpable,
culpable de los pecados que aun no cometo,
pero que ya fueron sembrados.
Recogeré mi cosecha cuando la luz dé sus últimos latidos
y sea momento de aplacar la supervivencia de este sexto sentido.

leon-ojos-cerrados-cielo-azul

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s