Caleidoscopio

Se ocultaba entre los atardeceres de Enero
Justo cuandos los vientos soplaban más fuerte
Y en los bosques las ramas de árboles parlantes
Danzaban al ritmo del monsoon
Contaban los misterios de los piratas de hielo
Y se entumecían con las historias de Nabokov.

Se apagaron las voces de los tenientes
pero desconfió de su desvanecer
se enterró en las nubes del Oriente
y pintó su propia versión de un atardecer.

Era el niño de los sueños absurdos
de las palabras sueltas y las ideas sin conexión
perdido en el mundo de los grises
donde por su infinidad de colores no calzó
le cazaron las dueñas de los cerros
y los escritores de cuentos de hadas
lo maldijeron las fábulas y melodías
pero él se protegió con su propio instrumento.

Un pequeño caleidoscopio multiplicó su particularidad
las visiones de un mundo que se podía cambiar,
los castillos amarillos y las torres de Babel
un calendario al revés y una luna de papel
Las historias de mi pequeño soñador
ese que aún guardo en el cerro sagrado
bajo el árbol que da sombra al corazón.

69288_423561374387491_691001791_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s