Trapecista

Debajo de la mesa en medio de las sillas
se encontraban tiradas las migajas de mis sonrisas
apresuraba el paso, no había tiempo de retrasos
así se me iba el día comprando tristezas, cediendo alegrías.

Los nublados del día, creí que me seguían
pero era yo quien los citaba con tremenda algarabía
Culpaba hasta a las hadas por mis propias pendejadas
tenía cinco maestrías inventando fantasías.

Pero no, hoy no, no me permitiré el mismo error
No dejaré que me relaten la historia de mi vida
seré yo quién escriba mi propio guión.

Porque en la vida si no hay risas no hay caricias
Más valen mil cheques en blanco que un teatro sin artistas
Para dejar de mis tropiezos lamentar me hice trapecista
las acrobacias me enseñaron que el cáncer del alma son las prisas.

En mi costilla izquierda tatué mi motivación
dos simples palabras que a diario me recuerdan mi misión
sé que no podré aprender si me rehuso a de vez en cuando caer
no soy mediocre simplemente no te compro tu absurda perfección.

En los aires mientras me paso haciendo malabares
Alardeo de mis nueve vidas y esos siete mares
los mismos que navego cuando de mis errores me quejo
después de unos tequilas bailé con la doña muerte en las esquinas de los bares.

Pero no, hoy no, no quiero ser de nuevo el perdedor
que renunció al juego sin siquiera intentar
de mi escena final seré yo el director.

Porque en la vida si no hay risas no hay caricias
Más valen mil cheques en blanco que un teatro sin artistas
Para dejar de mis tropiezos lamentar me hice trapecista
las acrobacias me enseñaron que el cáncer del alma son las prisas.

Por el aire volé en medio de las brisas
las que me enseñaron a cantar sin pistas
porque la vida sin riesgos, se suicida el carisma
con un salto mortal me volví trapecista.

Porque hay veces en que no hace daño volar
soy experto en intentos ya no me asusta fallar
la vida es un constante estreno sin ensayo previo
antes de bajar mi telón decidí escribir esta canción.

Porque en la vida si no hay risas no hay caricias
Más valen mil cheques en blanco que un teatro sin artistas
Para dejar de mis tropiezos lamentar me hice trapecista
las acrobacias me enseñaron que el cáncer del alma son las prisas.

Por el aire volé en medio de las brisas
las que me enseñaron a cantar sin pistas
porque la vida sin riesgos, se suicida el carisma
con un salto mortal me volví trapecista.

285410_364542700289359_497220177_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s