Señor Vino, Señora Luna

En las noches del frío invierno
entre los vientos alisios que golpean mi ego
entre los orgullos que pierdo con cada copa
me pierdo entre las botellas de vino
las mismas que albergan mis oscuros secretos
esos que solo se los digo a la Luna
aún cuando ella se burle de mis desaciertos
en una combinación traviesa
de estos dos señores de humores diversos.

¡Oh Luna que a los enamorados encantas!
Muéstrame tú los remiendos de la noche
Sé la guía que ilumina mis pasos redundantes
Sé mi amiga en estas noches de pluma y papel
Que si brindas una vez más conmigo, te prometo
Convertirme en el más fiel de tus amantes
para derretir al sol mismo si es preciso
con el fuego galopante de mis pasiones
con las llamas latentes de mis cinco corazones.

He jugado ya mi última carta con la siguiente copa
Un as de espadas encubriendo mis sentidos perdidos
y tú Luna descubriendo mis ojos adormecidos,
pero todos saben que no me iré hasta que me lo ordene el tiempo
hasta que este vino añejo se descubra a sí mismo
en la catarsis acaecida en la fermentación de mis latidos.

Aún cuando la noche parezca eterna
y aún cuando los días se disfracen de años
y los años sean por poco las caricias mismas
que se asientan en mis párpados y mejillas
no dejaré de sentir las agujas del reloj en cada partida
en los sentires que cada sorbo liberó
y en la palabra fugitiva que de mi ático se escapó
desempolvando los sentimientos que hace tiempo no usaba
pero que el señor vino encontró.

249979_405424809534481_1497109869_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s